¿Cuándo y cómo decantar un vino?

 Seguro que en ocasiones hemos visto un visto un decantador de vino, esas “jarras”, generalmente de cristal, que contienen vino y que puede que muchos tengáis en casa. ¿Sabéis por qué se decanta? ¿Cuándo y cómo decantar un vino? Aquí os lo explicamos de una manera muy sencilla.

Algunos vinos tintos poseen aromas que no podemos  apreciar bien nada más abrir la botella, sobre todo si ha pasado mucho tiempo en ella. Esa sensación de “cerrado” va desapareciendo según va pasando el tiempo,  por eso  se dice que el vino se va “abriendo” ya que va expresándose a través de diferentes aromas que más nítidamente disfrutaremos.

En estos casos, deberemos airear u oxigenar el vino, para evitar aromas a reducción. Otra cosa es la decantación, en la que por supuesto también se oxigenará el vino, que se realiza para evitar verter en las copas, las partículas o sedimentos, coloquialmente llamadas “posos”. Un decantador es uno de los 10 imprescindibles para los amantes del vino.

Tanto la oxigenación como la decantación se suelen hacer en vinos de largos periodos de crianza en barrica, como los reservas o grandes reservas, pero por supuesto también se pueden hacer para vinos jóvenes que están algo cerrados y queremos acelerar la aparición de sus aromas.

cuando-y-como-decantar-un-vino

En todo caso, estos procesos deben realizarse en recipientes adecuados de cristal, unos 10 o 15 minutos antes de consumir el vino, ya que es interesante poder apreciar su evolución y sentir cómo va adquiriendo diferentes aromas.

La decantación se debe hacer de una manera lenta, inclinando la botella y el decantador para que el vino no caiga bruscamente al fondo del mismo. Una oxigenación violenta puede alterar negativamente a las cualidades organolépticas del vino, por eso hay que hacerlo con cuidado y de una forma pausada.

Un truco para decantar, y es lo que hacen los profesionales, es poner una vela debajo de la botella para, en el caso de que existan sedimentos, poder enderezarla con rapidez evitando que los posos lleguen al decantador. Si esto ocurriera, lo mejor es tener un decantador con la parte inferior muy ancha, para servirlo con mayor comodidad y menor riesgo de verter los posos. ¿Sabéis que los posos  de un vino son el resultado de su proceso natural de elaboración y no son malos o negativos? Eso os lo explicaremos en otro post!! Suscríbete a nuestro blog!!