Enoturismo accesible para todos

El interés por el enoturismo ha ido creciendo en los últimos años en nuestro país y son muchos los establecimientos que abren sus puertas a los turistas que quieran conocer un poco más acerca del mundo del vino, en especial las bodegas. Además de su disfrute como bebida saludable  y placentera, el vino nos permite acercarnos a nuestra cultura, tradiciones ancestrales, nos ayuda a entender las relaciones del hombre con la naturaleza y a apreciar nuestro entorno y nuestra tierra. En este sector tan tradicional no todas las bodegas cuentan con instalaciones que faciliten y permitan las visitas guiadas para personas con discapacidad física. Las Bodegas Emina, ubicadas en Ribera del Duero y Rueda, cuentan con modernas infraestructuras para difundir la cultura del vino a todos los colectivos, siendo 100% accesibles. Este tema es parte de la política de compromiso con la calidad que llevan a cabo las Bodegas Emina ubicadas en Ribera del Duero (que recientemente ha recibido la Q de Calidad Turística) y Rueda. Ambas bodegas pertenecen a Grupo Matarromera, que obtuvo el premio “Rutas del Vino de España” que organiza la Asociación Española de Ciudades del Vino ACEVIN durante el año 2014.
 
En la Bodega Emina Rueda recibimos este verano la visita de ASPACE Vizcaya y tratamos de ofrecer el mejor servicio turístico a este grupo tan especial. Nuestra bodega posee rampas de acceso, aseos para discapacitados y grandes portones que facilitan la entrada de sillas de ruedas. Enfocamos la visita hacia los elementos sensoriales que creíamos que más disfrutarían nuestros visitantes: probar el dulzor de nuestras uvas del Jardín de Variedades, pasear por la sala de elaboración entre los depósitos de acero inoxidable, y, sobre todo, poder presenciar el proceso de embotellado, encapsulado y etiquetado, algo que les encantó y en el que el equipo de producción y de enoturismo tuvo que estar perfectamente coordinado para que los visitantes pudieran apreciar todo el proceso in situ. Para finalizar la visita, disfrutamos de una degustación de nuestros vinos blancos y vinos Emina 0,0% sin alcohol, donde nuestros visitantes pudieron comprobar los resultados de la especial elaboración de nuestros vinos.
 
En el caso de Ribera del Duero, durante la visita a la Bodega- Museo del Vino Emina, los visitantes pueden encontrar códigos BIDI con diferentes puntos de información para realizar audio-guías a través de un teléfono móvil, así como diferentes pantallas con vídeos explicativos. También pueden disfrutar de una rueda de aromas que se pueden encontrar en los vinos o apreciar mediante el olfato los diferentes tipos de tostado de las barricas. Las catas y cosmeticatas (catas de vinos y la prueba en la piel de cosméticos de alta gama) que ofrecen en las bodegas genera numerosas sensaciones en los turistas que pueden disfrutarlo a través de muchos sentidos.
 
Oferta Enoturística de Grupo Matarromera